A quince minutos de haber llegado a Lagos

Surilere, le digo al taxista, un joven de pocas palabras de casi treinta años que porta la camisa verde de la selección nacional de fútbol. Viajamos en silencio, él cambiando de carril en cada aceleración, yo viendo cómo se va amontonando la ciudad de Lagos, todavía incrédulo de estar aquí, en el Gigante de África, Nigeria.Read More

El tiempo de aquella bomba

Las sirenas se escuchan como si fueran lobos hambrientos, como buscando una presa, alguien a quien señalar. Las imágenes muestran papeles tirados, manchados de sangre, como el concreto en el que momentos antes había cuerpos postrados, gente que estaba ahí para apoyar familiares y amigos en el maratón de Boston.

Llego a la ciudad al mediodía. Al bajarme del tren que me transporta desde New Heaven veo un mar de transeúntes. Pienso que tal vez es una manifestación o un festival. Momentos después veo que es en un evento deportivo, el Maratón Anual de Boston, en el que participan personas de todo el mundo.Read More

Japón: Contrabando y traición

En una de las pantallas del avión veo como transmiten el descenso. Vemos un cuerpo de agua gris, y de vez en cuando se aparece una embarcación que deja un velo blanco a su paso, como novia rica entrando a la iglesia.

Primero en japonés, una azafata de voz dulzona anuncia que estamos por llegar. A mi me fascina que estén televisando el aterrizaje. Imagino qué sucedería en tiempo de emergencias, ¿dejarían las pantallas mostrar el chispeo del acercamiento forzoso? ó  ¿podríamos ver el choque del avión junto antes de morir?Read More

5 tips para viajar, y ver más

Nómada Temporal es un libro en el que viajo, pero no es una guía de viaje. No recomiendo lugares, o si quiera califico las experiencias, sino es más bien una crónica de lo que vi. De lo que pasé en un año de vivir con una maleta, saliendo de una relación, escapando violencia, pidiéndole a amigos morada, emborrachando alguna almohada de hotel.

Al principio me gustaban mucho los viajes. Me emocionaba la idea de llegar a un lugar con suficiente información para platicar con locales. Quería que la curiosidad me guiara.

Con el tiempo, las visitas a lugares nuevos se volvieron rutinarias. El tipo de trabajo que hago me obliga a pasar largas horas con las mismas personas en oficinas o cuartos de conferencia. En la noche me toca cenar con los anfitriones, y al día siguiente el mismo baile. De vez en cuando separo un par de días para explorar el lugar, pero la mayor parte del tiempo tengo que viajar de nuevo pronto. El encanto de la exploración se ha aletargado con cada lugar que visito.Read More