Las ilustraciones de Nómada Temporal

Uno de mis escritores favoritos es Daniel Alarcón, un peruano que desde joven emigró a los Estados Unidos donde ha lanzado varios proyectos, incluido uno de mis podcasts favoritos, Radio Ambulante free ms project alternative. Pero de su trabajo, siempre he preferido sus cuentos, en particular Ciudad de Payasos, el cual encontré como novela gráfica mientras visitaba Lima en el 2009.


Ilustración de Sheila Alvarado, Ciudad de Payasos, Alfaguara

Fue este proyecto que me dio la idea de incluir ilustraciones en Nómada Temporal. Me gustaba como el libro tenía páginas en blanco, adornadas con alguna imagen que hacía alusión al momento en el que me encontraba en la historia. Me imaginé que Nómada Temporal podría tener páginas en las que el lector pudiera respirar, trasladarse desde las palabras a las imágenes, un lenguaje que enmarcara pedazos del texto en una ilustración para darle oportunidad al lector de reflexionar, de apartar la mirada del libro y pensar en su condición.

Ya que me decidí a publicar el texto, comencé a buscar a un ilustrador. Contacté amigos en México, otros me conectaron con conocidos en los Estados Unidos, y hasta un famoso ilustrador de comics se animó a platicar del proyecto. Pero algo me decía que tenía que encontrar a alguien que me conociera, con quien tuviera una confianza ya establecida. Un día en Facebook me topé con una imagen de Chela Meraz, una vieja amiga con la que he colaborado y bailado en varias ocasiones. Me convenció lo sencillo de sus imágenes, lo bien que conoce la identidad migrante, el hecho que lee y escribe español, y lo fuerte que le late el corazón, siempre buscando maneras de cautivar al mundo, con abrazos fuertes o imágenes de íconos sociales.

Después de leer el texto me dijo que si, que le parecía un proyecto interesante, que había llorado y reído, y que sería la primera vez que ilustraría un libro. El hecho de que los dos éramos primerizos me dio aún más confianza.

La primera imagen fue en el diseño de la portada. Le conté a Chela de una mariposa azul que vi por meses en distintos lugares del viaje, cómo sentí que se me aparecía de repente, cómo la seguía siempre hasta perderla. A los días me mandó la morfo azul que adorna la portada y supe que ella era la persona correcta para ilustrar el resto del libro

Nómada Temporal cuenta con varias ilustraciones de Isela “Chela” Meraz, imágenes que captó cuando leyó el libro. Es una complemento que le da una dimensión interesante al libro, una perspectiva ajena, como si un tercero entrara de vez en cuando a regalarle al lector una imagen que los anime a continuar su camino.
Ilustración de Isela “Chela” Meraz, Nómada Temporal, Monzón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *